martes, 5 de mayo de 2009

Tipos de biofeedback

Los tipos de biofeedback se nombran según los sensores que se utilicen para captar la señal que se quiere corregir, por lo que se encuentran:

  • Biofeedback muscular:
  • EMG(electromiografía): provee información sobre la actividad eléctrica del músculo sobre el cual se encuentran los electrodos. Es una EMG que no monitorea la contracción en sí, sino su aspecto eléctrico. Se utiliza para aprender a controlar una respuesta muscular específica, aumentando o disminuyendo la tensión muscular.
  • Neurofeedback: EEG(electroencefalograma): es la detección de las ondas cerebrales, las cuales son:
  1. Onda alfa 8 a 12 c/s: ojos cerrados, dejar vagar la mente y la imaginación, disminución del nivel de alerta, estado de somnolencia, relajación, calma, meditación.
  2. Onda theta 4 a 7 c/s: este estado se prolonga y desaparece el estado de vigilia, sueño profundo, relajante y reparador.
  3. Onda delta 1.5 a 3 c/s: sueño más profundo, actividad cardíaca y respiratoria lenta, relajación física total. Coma y anestesia total.
  4. Onda beta 14 a 40 c/s: pensamiento concreto, comprensión, estado normal de vigilia.
  • Biofeedback por temperatura: Informa sobre la temperatura periférica de la zona del cuerpo en la que esta ubicado el sensor. La temperatura de la piel depende del riego sanguíneo de la zona subyacente, por lo que se ha utilizado esta técnica como estimación indirecta de la circulación periférica, aplicándose para el control de problemas circulatorios. Estos aparatos no pueden medir el cambio del diámetro de los vasos sanguíneos periféricos, ni los cambios musculares que esto provoca, pero sí el cambio de temperatura que se produce a raíz de esto. En vasos dilatados, pasa más sangre caliente que en vasos constrictos, por consiguiente, los tejidos que los rodean tienden a calentarse o enfriarse de acuerdo a la dilatación o constricción de dichos vasos. Este efecto es más pronunciado en las extremidades y dedos, en donde el tejido que los rodea es relativamente poco y reacciona rápidamente a los cambios vasculares;por esta razón los sensores se colocan a nivel de los dedos. Por ejemplo, cuando se pasa por una situación de tensión, como ser una entrevista de trabajo, las manos pueden comenzar a sentirse frías; esto se debe a que se contrae el músculo liso de los vasos por lo que la temperatura baja al fluir menos sangre hacia los dedos.
  • Biofeedback por volumen sanguíneo: Informa sobre la cantidad de sangre que pasa por un determinado vaso, o alternativamente de la dilatación que éste alcanza.
  • Biofeedback por respiración: Se utilizan sensores de tensión, alrededor del tórax o abdomen y se mide el ritmo respiratorio por minuto y la amplitud de inspiración.
  • Biofeedbak por actividad electrodérmica: Se mide mediante un aparato que registra la respuesta galvánica de la piel, es una medida de la actividad de las glándulas sudoríparas, la cual no es directamente mesurable, de todas formas, el sudor contiene sales eléctricamente conductivas que hacen que la piel sea mas o menos conductiva de la electricidad. Se utiliza para ello electrodos con carga eléctrica en la palma de la mano o la superficie de los dedos, ya que allí hay mayor cantidad de glándulas.
  • Biofeedback por presión sanguínea-ritmo cardiaco: Informa el número de latidos cardíacos por unidad de tiempo, permitiendo identificar tanto la frecuencia como la regularidad del latido. Se utiliza un sensor digital de presión colocado en el dedo pulgar, midiendo el pulso arterial. Se utiliza frecuentemente para el control de taquicardia.
  • Biofeedback vocal: micrófono: capta la voz del sujeto, la interfase traducirá la señal en un gráfico de onda donde se puede calcular varios parámetros: presencia o ausencia de sonido, intensidad de la voz, timbre, tono(frecuencia), etc.
  • Biofeedback electrokinésico: Informa acerca de un determinado movimiento, es útil en procedimientos de rehabilitación muscular constituyendo un complemento al biofeedback EMG. Su uso se ha incrementado en el ámbito deportivo.